Pelea de pasillos entre Rubalcaba y De Cospedal hace caer a un jefe policial


María Dolores De Cospedal

De Cospedal sólo hizo quejas informales

Sin que trascendiera a la prensa, la número dos del PP, María Dolores De Cospedal fue practicamente atacada por una persona que se lanzó contra ella y que después de empujarla arrojó su bolso al suelo, en plena calle. El hecho, que ocurrió hace aproximadamente un mes molestó a Cospedal quien se quejó por el “descuido” de sus escoltas, asignados por el Ministerio de Interior.
Tras el incidente y luego de varias quejas internas De Cospedal optó por solucionar el problema de raíz pero sin hablar con quien correspondía: el ministro de Interior Alfredo Pérez Rubalcaba. La dirigente de la oposición utilizó la fluida relación que tiene  con un alto jefe policial para ponerse en contacto con el comisario jefe de la Brigada de Escoltas, Manuel Riesco.

Alfredo Pérez Rubalcaba

Rubalcaba, en silencio, destituyó al jefe de la Brigada de Escoltas

A comienzos de febrero Riesco fue hasta el despacho de Cospedal sin decir una palabra a sus superiores. La secretaria general del PP se quejó porque tiene dos escoltas desatentos y porque estos tienen vehículos muy viejos que hacen obsoleto el sistema de seguridad.
La noticia de la visita de Riesco llegó, como era de esperar, a la oficina del ministro Rubalcaba y las consecuencias tampoco se hicieron esperar: En la Unidad Central de Protección, responsable de la Brigada de Escoltas, le comunicó su destitución como jefe de 300 agentes de la Brigada de Escoltas.
Hace dos semanas el caso de los escoltas era un tema de conversación en los pasillos de Interior, pero no trascendió hasta hoy (cuando lo publicó confidencial.com) porque ni Rubalcaba ni De Cospedal quieren hablar del tema ya que ninguno de los dos puede ofrecer una buena imagen de sus acciones.

Anuncios