Sindicatos, ese amigo del gobierno


Una huelga general para dentro de cuatro meses

Una huelga general para dentro de cuatro meses

Imaginemos una situación: Un jefe le dice a su empleado que es probable que lo despida y que cuando lo despida le pagará menos de lo previsto, pese a la reacción que se espera el empleado dice que reclamará recién cuatro meses después. Este hecho puede parecer insólito y ficticio, pero es real: el jefe es el Gobierno y el empleado son los sindicatos.
Los sindicatos se vieron obligados a hacer una declaración pública pero tratando, por todos los medios de no afectar a su principal aliado, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.
UGT y CCOO anunciarán este martes que dejarán pasar entre tres y cuatro meses después de aprobada la reforma laboral para salir a las calles en la tan esperada huelga general en rechao a la reforma laboral que, ellos mismos admiten, precariza la situación de los trabajadores.
Según publica El Mundo fuentes sindicales indicaron CCOO y UGT convocarán “casi con toda probabilidad” la huelga general para después del verano, “en los meses de septiembre u octubre”, siendo el 29 de septiembre una de las fechas estudiadas. “Preparar una huelga general exige entre 20 días y un mes”, añaden.
Los sindicatos se vieron obligados a convocar a una huelga general debido a la presión social y política que estaban recibiendo. Sin embargo el anuncio fue simplemente del hecho y no de la fecha ya que, como era de esperar, iban a negociar el día que más les convenía al Gobierno.